Salud Mental

woman-2609115__340

“Los demonios y los fantasmas son reales; ellos viven dentro de nosotros, y la mayoría de las veces, ellos ganan”. Stephen King

En un video subido, hace ya un largo rato en nuestro canal, iniciábamos practicando la relajación muscular progresiva de jacobson; antes de iniciar, preguntábamos, a ustedes que nos ven, “¿cómo se sienten hoy?”. Cuando una persona nos pregunta eso, solemos contestar “bien”… a veces, nuestra mueca al pronunciar la palabra intenta amordazar entre los dientes un grito de dolor, desesperanza, miedo… en realidad, llevo meses con insomnio, un ser muy querido murió, tengo problemas en el trabajo, tengo depresión, tengo ansiedad, ya nada me satisface, no encuentro un sentido a mi vida, en cuanto te salude y te vayas probablemente me tire de aquel puente… todo eso únicamente grabado en nuestros gestos al responder, estoy bien. Habrá quien pueda darse cuenta, con nuestro lenguaje corporal o conducta de que no, las cosas no van tan bien; habrá aquellos que se tragan todo esto, no con la intención de ocultarlo, si no por desconocimiento propio de su estado anímico. Después de realizar la pregunta, continuábamos con el ejercicio de relajación; al finalizar,  la devolvíamos una vez más “¿cómo se sienten?”. La mayoría, respondía, “me siento más relajado”, “me siento más tranquilo”, quizás sus problemas no desaparecieron, pero al menos en ese momento, no los tenia sujetos del cuello.

Ahora, si al terminar el ejercicio de relajación, mencionas que te sientes “mas relajado o relajada” entonces… ¿eso no significa que antes de este no lo estabas tanto?, entonces, ¿realmente te sientes bien? Y la razón de esto, es que la mayoría de las veces no sabemos realmente que tan mal nos sentimos. Como mencionamos en ese entonces, no tenemos que atravesar por una gran odisea en nuestras vidas, para sentirnos mal; probablemente un día desperté con el pie izquierdo y tuve que interrumpir aceleradamente mi sueño, pues se me hacía tarde, al intentar ducharme el agua estaba demasiado caliente y me queme, el auto tardo más de lo habitual en encender, el trafico estaba muy pesado, me olvide papeles importantes en la casa… todos los días, ocurren cosas en nuestra vida, cosas pequeñas, insignificantes para la jornada de hoy. Pero que tal, cuando esos pequeños inconvenientes, se quedan dentro nuestro, y se van acumulando y acumulando, hasta que se fermentan y comienzan a expandirse y envenenar todo como un cáncer y entonces, un día te despiertas y notas como todo el universo conspira para joderte la vida. Nunca hay tanto trafico, solamente cuando tú vas al trabajo, y este trafico es ocasionado porque una camioneta siempre se detiene a esa hora en la escuela, que esta sobre la avenida principal, esa camioneta es de tu vecino, jorge, el maldito que alguna vez peleo contigo debido a un mal entendido ocasionado por los niños, es obvio que el esta ocasionando este embotellamiento para fastidiarte a ti, porque bien podría irse mas temprano, o tarde, tiene un amplio margen de horas para llegar. Tus amigos en la oficina, dicen querer animarte, pero siempre te distraen y te olvidas de hacer trabajos… seguro todo comenzó desde aquel día que recibiste el acenso y ellos no, todo en esta vida, desde el pájaro que te desvela por las noches hasta el vendedor que se te atraviesa por la calle, todo parece querer arruinarte la vida. Tus días pasan, tensos, rutinarios, miserables… un día, jorge, se te acerca ya que te ve en dudosa estabilidad, ademas de que aún se siente culpable por el problema anterior, y te pregunta, hey como estas vecino?… bien, respondes.

Meses después, karen, tu jefa directa mira asombrada en las noticias, como van sacando tu cadaver del agua, al parecer, el empleado que ella ascendió por su buen desempeño meses atrás, acababa de arrojarse de un puente, para acabar con todas esas cosas, que tanto malestar le causaban pero las cuales desconocía, y solo podía ver mediante embrolladas hipótesis de que la vida estaba en su contra, de que no sabía porque se sentía así a pesar de tener cosas que otros desearían, a pesar de… estar bien. La mayor parte del tiempo, no nos detenemos a pensar en nuestra conducta, nuestra vida, nuestra salud mental; vamos por ahí ignorando las cosas que nos afectan, y es que la vida constantemente nos niega cosas desde niños. Vamos sujetos a las castrenses reglas sociales, cosa que no necesariamente es malo, pues es útil para que todo funcione, para que el mundo siga girando. Hay leyes jurídicas y morales que están ahí por un bien mayor, sin embargo suman en nuestra vida, todas esas cosas que en un momento dado se desbordan en un ataque de pánico, ira, ansiedad, etc. Pero no lo atendemos a tiempo, principalmente porque no nos hacemos conscientes de ello, y algunas otras por la propia resistencia a mejorar nuestra vida. Solemos pensar que dejar los problemas atrás, en el pasado, guardarlos en una cajita de Petri y arrojarlos en lo más profundo de nuestro inconsciente, y tragarnos ese nudo en la garganta, significa superar los problemas. Porque ya los dejaste atrás, porque ya no están frente a ti obstaculisandote, ¡felicidades!, pues dices haberlos vencido… sin embargo, sigues llorando cada noche antes de irte a dormir, sin embargo tu conducta ha cambiado y te has vuelto un poco más antipatico cada día, estas cada vez más irritable y apátic… o quizás afrontas todo con una gran sonrisa en el rostro; ¿pero que tal tu salud?, ¿de nuevo sigues con cambios en el apetito, insomnio, enfermedades sin razón, y demás alteraciones en tu vida? A veces caminamos como si dos manos por los lados de la cara taparan lo que tienes al lado, y entonces comenzamos a ver como todo en nuestra vida sale mal, cada cosa que realizas lleva consigo algo que te causa conflicto, a tal punto que solo puedes ver, como por más fuerte que creas ser, la vida se ensaña contigo… Jorge, el vecino incómodo del que hablábamos en la introducción, también paso por esto, por ejemplo, la culpa que cadamañana pasaba por ocasionar tal trafico, pero sus hijos se ponían necios cada día ocasionando que saliera a mala hora, el también veía todas esas redes a su al rededor que lo tenían infeliz, al menos hasta que llevaba una botella de alcohol a su boca, ahí las cosas cambiaban. Pero igualmente todo le salía mal sin razón aparente, el hacía lo mejor que podía, sin embargo, el aleteo de una mariposa en japón, causaba que su esposa se levantara de malas cada mañana. Pero, un día Jorge decidió ir a terapia, y tras las sesiones necesarias, aprendió a ver la vida diferente. Ya no era el mundo quien lo tenía en el suelo, y ahora las cosas son más esperanzadoras, pues el problema no esta en su entorno, ya no esta en los demás, sino en el mismo, y desde ahí si puede trabajar para tener un cambio positivo en su vida.

"Hasta que lo insconsciente no se haga consciente, el subconsciente seguirá dirigiendo tu vida y tú le llamarás destino” -Carl Jung

¿Qué es la salud mental?

La OMS lo define como: “un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad” Queremos creer, que todos buscamos la felicidad, plenitud, todos deseamos salud, por ello intentamos cuidarnos tanto como nuestra disciplina lo permita. Crosfit, senderismo, correr, gimnasio, dietas de muchos tipos, podemos llegar a invertir grandes cantidades de dinero en alimentación, productos para cuidado personal y demás cosas… pero no solemos prestarle atención a nuestra salud mental. Lo dejamos pasar, ignoramos nuestros conflictos cuando nos saludan al pasar por la calle, y nos resistimos a trabajar por un cambio; y luego nos preocupamos cuando comenzamos a somatizar todo. Aún hoy en día, la terapia psicológica sigue siendo una especie de tabú, para las personas, por diversos factores. La gente no suelen atender todos estos conflictos, y entonces, nos burlamos en la secundaria del compañerito que siempre se la pasa llorando, que es muy sensible, o muy curioso, o muy algo que incomoda a los demás. Y lo insultamos o lo rechazamos, lo criticamos, lo juzgamos… y luego nos desconcertamos y sorprendemos cuando ese compañero saca un arma en el salón de clases y le mete varios balazos a sus compañeros en la cabeza. Miramos con desagrado a las personas que se la pasan viendo el mundo como un lugar vacío y sin sentido, que tiene sus brazos llenos de cicatrices, las cuales según nosotros se hacen para “llamar la atención”: Hasta que un día nosotros saltamos de un puente, porque el vecino jorge me hacía llegar tarde al trabajo adrede. Así como cuidas tu dieta, sacando cita con nutriologos a inicios de año, para ahora sí estar en forma, llendo al gimnasio para verte mas fitnes, que tal si también le inviertes ese tiempo a cuidar tu salud mental, que es tan importante como todo lo demás. Si todo lo demás en ti, esta perfectamente bien, pero no has solucionado nada en tu cabeza, realmente no estas tan sano o fitness como crees, pues también la salud mental cuenta acá, y hasta no cubrir todo, podrás decir realmente que te encuentras saludable. A veces, podemos tener un amigo o familiar que se encuentra pasando por problemas de este tipo; su comportamiento se vuelve disfuncional, crisis de panico, depresión, como mencionamos antes, con los brazos o piernas llenos de cicatrices y las mejillas enrojecidas y con una ligera mancha de polvo que queda cuando has estado llorando mucho; problemas de alcohol, o cualquier otro vicio… ni nosotros mismos entendemos completamente lo que nos esta sucediendo en ese momento… pero tu, ya sea por querer ayudar, por la impotencia de no saber como verlos felices o porque te fastidia lidiar con ello, pretendes calmarlo con un “tranquilo no es para tanto”, “ya pasara”, “déjalo ir”, “no estés triste”, “se valiente”, o quizás más bruscamente lo regañas al ver el daño que se hace, con la esperanza de que atienda a ese violento reclamo con un “vaya tienes razón es lo que necesitaba”… No nos sentimos así porque queramos, ni permanecemos así porque no podamos “soltar” las cosas o porque no seamos valientes y nos falten gónadas para hacer frente a los problemas. No todos podemos resolver nuestros conflictos como tú, buscando la respuesta al fondo de una botella de alcohol, o simplemente ignorándolos. ¿Sabes que si podría contar, como valentía?, aceptar lo que te esta pasando, y dar el primer paso para sentarte en el diván a trabajar en ti mismo.

¿Cuándo debemos acudir a terapia?

Lo correcto es que sin necesidad de llegar a todos estos problemas, ya acudas con un psicólogo o psicóloga, así mismo como vas con la nutriologa, o al gimnasio, o demás actividades que mejoren tu salud. Sin embargo, la urgencia aumenta cuando comienzas a tener problemas en tu vida, cuando no eres funcional como antes. ¿A qué problemas nos referimos? . Cambios en los patrones de sueño, alimentación y conducta • Incapaz de afrontar problemas o actividades diarias. • Ideas extrañas, exageradas o de desesperanza. • Exceso de ansiedad. • Apatías prolongadas o sentimientos profundos de tristeza. • Hablar o pensar sobre el suicidio. • Abuso de sustancias. • Cambios drásticos del estado del ánimo. Irritabilidad, poco control de impulsos No solamente acudir al psicólogo sigue estando estigmatizado, sino también en cuanto a la psiquiatría. Aún hoy, al mencionar al psiquiatra, o psicofarmacos, uno se imagina dentro de una habitación acolchonada, con una camisa de fuerza, teniendo a Hannibal lector como compañero de celda… los psicofarmacos, como todos los demás medicamentos, nos ayudan a mejorar nuestra salud, cuando llegamos a requerirlos. No es necesariamente algo que deberás tomar toda tu vida, tampoco son malos, ni todos los que canalicen al psiquiatra los consumirán, a menos que la valoración médica lo determine así. Es un medicamento controlado que te permitirá salir de estos problemas, claro que estos tienen que ir acompañados también, de una terapia psicológica. Entonces, a la mayoría de la gente no le gusta, o le teme a que le lleguen a recetar estos medicamentos, por temor a que sean dañinos para su cuerpo… pero con toda la confianza del mundo se empinan botellas y botellas de alcohol, cigarros, marihuana, y demás drogas.

Enfermedades mentales

Las enfermedades mentales son afecciones graves que pueden afectar la manera de pensar, su humor y su comportamiento. Pueden ser ocasionales o de larga duración. Pueden afectar su capacidad de relacionarse con los demás y funcionar cada día. Los problemas mentales son comunes, más de la mitad de todos los estadounidenses serán diagnosticados con un trastorno mental en algún momento de su vida. Sin embargo, hay tratamientos disponibles. Las personas con trastornos de salud mental pueden mejorar y muchas de ellas se recuperan por completo. Si estas pasando por problemas, o tienes un amigo o familiar que atraviesa por algo así, puedes escucharlo, no le critiques, ni le reclames, si no sabes que decirle, no digas nada, solamente mantente a su lado, ofrécele tu hombro y motívale a ir con el psicólogo. Es normal sentirse mal. La vida no siempre va bien, todo son altas y bajas; habrá quien tenga más problemas que nosotros, o menos problemas que nosotros. Habra quien a ojos de los demás tenga todo lo que ellos desearían, y ninguna razón por la cual estar deprimido, pero como siempre hemos dicho en videos anteriores, cada quien vive las cosas de una forma distinta, lo que para ti pueda ser irrelevante para otro es algo muy importante. Lo que si es una regla, seas quien seas, es que en nuestra vida siempre habrá días buenos y días manos, siempre la felicidad llegara y en algún momento, con lagrimas terminará y viceversa; y como en el ejemplo inicial, a veces los problemas se te vienen de tres en tres, y ante la desesperación de no entender que sucede podemos llegar a creer que la vida nos pone obstáculos, por ser valientes guerreros, o que tienes muy mala suerte, o cualquier otro pensamiento irracional, que transfiera la responsabilidad de ese problema, a algo más grandeque tu. Porque así, salir de ese bache ya no depende de ti. Si tienes mala suerte, o eres un guerrero a prueba, o estas embrujado o lo que quieras, significa que no eres mas que una víctima de las circunstancias, y alcanzar la felicidad ya no depende de ti. ¿Pero sabes que?, no eres el único que piensa en ello, también yo y el resto de las personas nos hemos sentido así en algún momento, y no lo mencionamos como un ataque o como una crítica a tu manera de ver los problemas. Realmente intentamos dar una esperanza, pues si pudiéramos cambiar nuestra forma de ver el mundo, nos daríamos cuenta de que todos esos problemas que se te lanzan en montón, siempre están ahí, solo que mientras pasas por alguna depresión o cualquier otro inconveniente, estos problemas son más notorios. Ahora, si en lugar de mandar la responsabilidad a las circunstancias, tomas tú el volante, significa que ya no tendrías que cambiar al resto de la humanidad, y ya no eres una víctima de las circunstancias que no puedes cambiar, sino que ahora, ya que la fuente de todo esta en ti, solamente tienes que trabajar contigo mismo, y de esa forma las cosas se ven más esperanzadoras. Solo tienes que aprender a ver las cosas desde otro punto de vista, y podrás enfrentar y vencerlo todo. La vida esta llena de altas y bajas para todos, los momentos malos te recuerdan y re ayudan a valorar más los momentos felices, y viceversa. Y cuando te encuentras atravesando por un sin fin de problemas, sean cuales sean, siempre es valido tomarse un tiempo, detente, date la oportunidad de sufrirlo, pero luego deberas pararte y continuar brillando al doble. Podemos detenernos para descansar, más nunca abandonar la carrera por completo. Siempre se puede, siempre hay una solución y no estas solo. El suicidio es un remedio permanente, a un problema temporal. Hay muchas instituciones cerca de donde vives, en donde te pueden brindar apoyo a ti o un ser querido. Solo recuerden, se vale detenerse a descansar, mas no rendirse. Siempre sale sol después de que llueve; y quizás tus amaneceres se vean siempre oscuros, nublados y caóticos; date la oportunidad de atenderte, acude con un profesional, sufre solo lo necesario y después podrás levantarte, despejar el cielo y resplandecer por ti mismo. A pesar de lo que parezca, no siempre lloverá, en cambio siempre, mañana será otro día.

Visitanos en nuestro canal en youtube, en donde tenemos más videos sobre diferentes temas de psicología, con tu apoyo podremos seguir haciendo este trabajo.

Dando clic en el siguiente enlace al canal:

Deja un comentario

En un video subido, hace ya un largo rato en nuestro canal, iniciábamos practicando la relajación muscular progresiva de jacobson; antes de iniciar, preguntábamos, a ustedes que nos ven, “¿cómo se sienten hoy?”. Cuando una persona nos pregunta eso, solemos contestar “bien”… a veces, nuestra mueca al pronunciar la palabra intenta amordazar entre los dientes un grito de dolor, desesperanza, miedo… en realidad, llevo meses con insomnio, un ser muy querido murió, tengo problemas en el trabajo, tengo depresión, tengo ansiedad, ya nada me satisface, no encuentro un sentido a mi vida, en cuanto te salude y te vayas probablemente me tire de aquel puente… todo eso únicamente grabado en nuestros gestos al responder, estoy bien. Habrá quien pueda darse cuenta, con nuestro lenguaje corporal o conducta de que no, las cosas no van tan bien; habrá aquellos que se tragan todo esto, no con la intención de ocultarlo, si no por desconocimiento propio de su estado anímico. Después de realizar la pregunta, continuábamos con el ejercicio de relajación; al finalizar,  la devolvíamos una vez más “¿cómo se sienten?”. La mayoría, respondía, “me siento más relajado”, “me siento más tranquilo”, quizás sus problemas no desaparecieron, pero al menos en ese momento, no los tenia sujetos del cuello.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp